Karen Kasmauski

Al igual que David Doubilet o Annie Griffiths Belt, Karen Kasmauski también está participando en el programa Contributing Photographers-in-Residence de la National Geographic Society. Desde 1984, Karen ha realizado más de 25 reportajes de peso para la revista National Geographic. La mayoría de sus proyectos tratan sobre migración humana, virus, pobreza, guerra y enfermedad y examinan temas como la ciencia, la salud pública y el cambio global. Su último proyecto para la revista trata sobre la epidemia de obesidad que padece América y se publicó en Agosto del pasado año.

Antes de unirse a National Geographic, Kasmauski trabajo durante cinco años para el Virginian Pilot/Ledger Star en Norfolk, Virginia. Su trabajo recibió un reconocimiento especial en los Robert F. Kennedy Awards intenso seguimiento sobre los desheredados. Un amplio ensayo sobre el síndrome de Down ganó el primer premio del certamen anual Pictures of the Year, al igual que su reportaje sobre la radiación, que también obtuvo un reconocimiento especial en la categoría de Magazine Photographer of the Year.

Además de su trabajo para revistas y periódicos, Kasmauski ha publicado varios libros entre los que se encuentran Hampton Roads, una exploración fotográfica de su ciudad natal; e Impact: From the Frontlines of Global Health, por el que fue nominada al Premio Pulitzer. Karen cuenta también con experiencia en medios electrónicos, habiendo trabajado en multitud de proyectos digitales en CD-ROM como Passage to Vietnam, Women in the Material World, Seven Days in the Philippines, 24 Hours in Cyberspace y One Digital Day.

Kasmauski imparte clases en numerosos talleres fotográficos y conferencias, y es miembro del selecto grupo de Legends Behind the Lens en NikonNet.com.

De madre japonesa, nació en una base naval de los Estados Unidos en Japón, y pasó su niñez entre bases militares. Esto no hizo si no despertar un mayor interés por viajar, conocer nuevas ideas y experimentar nuevas culturas. Kasmauski tenía intención de convertirse en bióloga marina pero terminó graduándose en antropología y religión en la Universidad de Michigan.

“Un fotógrafo debe ser curioso y debe estar dispuesto a satisfacer su curiosidad, incluso si eso implica tener que hacerse las preguntas y andar el camino que conduce a la verdad. El 95% del trabajo es llegar hasta la foto, el 5% restante hacerla.”